Escuela Richemont: El CSI de los panaderos

Alucinada me hallo. Sin poder cerrar la boca, vamos :) He conseguido un ratito de conexion a Internet, despues de una intensa jornada formativa en el Club Richemont (Lucerna, Suiza) y tras una reparadora ducha. Como dice uno de los mas de 40 panaderos que forman parte de este grupo, esto parece Peniscola!

Creo que para resumiros lo aprendido hoy necesitaria sentarme tranquilamente, asi que os avanzare que ahora entiendo por que este lugar tiene tanta fama como centro neuralgico de la formacion panadera, pastelera y confitera en Europa. Confieso que he estado en pocos centros formativos profesionales y siempre de pasada y aprisa y corriendo, asi que no tengo mucho para comparar. Sin embargo, tengo la impresion de que en este lugar todo es completo, ordenado y metodico. La organizacion del curso es impecable, las instalaciones de la escuela impresionantes y el nivel de los docentes digno de hacer la ola, con perdon de la expresion (estoy un poco espesa despues de tantas horas).

El centeno, las masas madre, los snacks salados y las propiedades y caracteristicas de una buena harina han centrado nuestro dia de aprendizaje, liderado por tres profesores de la escuela traducidos por el incombustible Jorge Pastor, vicepresidente del Club en Espana (santa paciencai que tiene este hombre).Yo me siento como quien empieza a aprender a leer: sabe que esa herramienta le servira para desenvolverse con soltura y, por que no, divertirse a raduales. Porque, para mi, estar aqui no solo significa tener contacto con otra forma de hacer las cosas, sino tambien estar en contacto con profesionales venidos de distintos negocios y ambientes, con inquietudes y problematicas a veces similares, a veces distintas, pero todas en torno al mismo tema: los inevitables cambios en el sector panadero.

Hemos visto elaborar una masa madre, varias masas que la contenian, varios ejemplos de aperitivos panaderos y, para mi lo mas curioso, hemos surcados las puertas del CSI del panadero. Es decir, un laboratorio donde se analizan de forma exhaustiva las caracteristicas de las harinas en forma de masa, donde se conoce su composicion y, la novedad para una servidora, donde se practican metodos para saber si una harina contiene o no aditivos. Un compuesto quimico pulverizado sobre una muestra de harina prensada y humedecida, chica con forma de puntitos azules si la materia prima no es limpia.

Asi que supongo que ahora entendereis por que sigo boquiabierta. Como decia mi abuela, el que no sabe es como el que no ve y os aseguro que probablemente en el mundo de la panaderia (supongo que como en todos los ambitos) nunca llegas a saberlo todo. Y a esa carencia, siempre habra que aniadir un porcentaje de subjetividad, claro… :)

En fin, encantada de la vida, me voy a reflexionar sobre esta primera jornada sentada en un sofacito del bar enfrente de la escuela. Es que se me olvidaba contaros que Richemont esta al borde del lago de Luzerna, una masa de agua impresionante y cuajada de patos y somormujos que se pasean ante ti como diciendo “a que se esta bien aqui?”. El lago esta rodeado por casitas, mansiones y pueblos enteros, y al fondo se yerguen los montes que ves en las pelis o en los anuncios de bombones suizos. Algo asi como una postal a la que le ponemos el broche de la temperatura veraniega que nos ha regalado nuestra visita y tenemos como resultado un paraiso perfecto. Maniana, mas :)

2 Respuestas a Escuela Richemont: El CSI de los panaderos

Responde un comentario a Errose Cancelar respuesta

Nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

Web


*