Suiza: los secretos del centeno en el Club Richemont

suizabandera1

Lo sé. Cualquiera que lea este blog pensará que viajo más que el baúl de la Piquer. Lo cierto es que la escapada a Las Landas fue algo improvisado mientras que nuestro próximo viaje a Suiza lleva gestándose desde hace meses. ¿Y por qué no hemos hablado de él hasta ahora? Primero, porque la vida nos come. Y segundo, porque hay que darle emoción a las cosas, ¿no? :)

¿Qué se nos ha perdido en Suiza? Pues ni queso, ni chocolate, ni relojes sino, más bien, un curso intensivo que girará en torno al centeno en el prestigioso Club Richemont, actualmente la créme de la créme de los panaderos mundiales. Allí acudiremos gracias a Txema Pascual, gerente de Artepan, con quien colaboramos habitualmente y quien nos propuso acudir a esta cita anual, que reúne a decenas de panaderos de todos los rincones de nuestro país.

Esta institución es más una escuela que un club, de la que ya hemos hablado en este blog, cuando coincidimos con su presidente Juan Félix Navarro y su vicepresidente Jorge Pastor en la jornada dedicada al pan artesano y celebrada hace un par de meses en Santo Domingo de La Calzada. Ubicada en Lucerna, cerca de Zurich, su seña de identidad es la importancia que le da a la formación en diversos ámbitos, no sólo el panadero. Pasteleros, confiteros, expertos en chocolate, en hostelería, en la atención al cliente (aquí, ciencia ficción)… Todas esas profesiones que en nuestro entorno cuentan con otro tipo de formación y que, en muchos casos, han sido aprendidas en el ámbito familiar, en Richemont tienen una estructura formativa exhaustiva que, de alguna manera, también transmite un orgullo profesional importante.

Como me ocurrió en la jornada dedicada al pan artesano, no puedo evitar sentirme un poco satélite entre tanto profesional. Un sentimiento que se mezcla con otro parecido a cuando tenía 5 años y esperaba que llegaran los Reyes Magos :) Vamos, que mi participación en este curso es una de esas oportunidades que hay que exprimir al máximo. Allí me plantaré con mi delantal de 220º para asistir junto a un nurtido grupo de panaderos nacionales a un programa concentrado y dedicado al centeno y sus aplicaciones, la masa madre a partir de este cereal, los sncks con masas levadas y las masas hojaldradas y otros dulces tipo strudel. ¡Tope Suizo!

El poco tiempo libre que nos quede en Lucerna creo que estará dedicado a algo de turisteo, aunque el programa incluye hasta actividades de esparcimiento. Y gracias a la compañía aérea con la que volábamos y sus cambios de última hora que te dejan en cueros, nos quedaremos en Zurich hasta el jueves, con lo que tenemos un día para descubrir la capital de un país que, qué queréis que os diga, seguramente no visitaría si no fuera por un viaje así.

Daremos cuenta detallada de la visita. Y si alguien conoce Zurich, se agradecen las sugerencias de mil amores. De momento, vamos a preparar nuestros talleres de plantitas medicinales y pizza y focaccia que celebramos el sábado :)

Una Respuesta a Suiza: los secretos del centeno en el Club Richemont

  1. Envidia cochina jejejejeje de los que vais a Suiza al Club Richemont y de tus alumnos del curso de plantas medicinales,

    :’( jejeje

    Un saludo,

    Antonio!!

Deja un comentario

Nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

Web


*