Salerosa

Hoy la calima no nos ha dejado muchas horas de sol. Obviaré a quienes se alegran por la envidia (el pantalón corto y la camiseta de tirantes siguen siendo mi outfit) y os contaré que me he ido de nuevo a Salinas de El Carmen para visitar el Museo de la Sal. El paseo ha sido espectacular, no es la primera vez que lo he hecho estos días, pero hoy el mar rugía con una fiereza inusual.

Las salinas de El Carmen datan de principios de siglo. En realdiad, todas las Islas Canarias están plagadas de salinas, salvo la Gomera, donde hubo un intento de crear una pero quienes la hicieron fueron tan listos que construyeron tanques de cemento donde no había manera de retener nada, ni agua ni sal. Las que he visitado estuvieron venidas a menos durante años, hasta que en 1995 el Cabildo decidió restaurarlas. La estructura es preciosa (me gustan las salinas, tienen un punto fantasmagórico y romántico a la vez) y en el museo se explica desde la formación de la sal en las distintas partes del mundo, hasta el proceso de extracción de tan preciado condimento.

Es curioso cómo la sal ha pasado de ser el motivo alrededor del cual se construyeron ciudades e imperios a valer tan poco en un supermercado. Y también son curiosas las supersticiones y creencias en torno a ella (Ni idea tenía yo de que es símbolo de fertilidad… incultura la mía!!) y los usos que se le dan porque, aparte de la evidencia de la conservación de alimentos o el curado de pieles, desconocía de que se emplea para los cosméticos. Por supuesto, en el pan es fundamental y había una pequeña mención en el museo que acompaba a una hogaza de poliespán en la que ponía que controla la fermentación de las masas.

Si venís algún día por aquí no os perdáis el paseo por las salinas y el vídeo donde el señor que se encarga de ellas explica en su canario cerrado cómo lo hace. Y tampoco os perdáis la cafetería y una charleta con los señores amables que la regentan (por supuesto, la sal se vende con cucharitas de madera o saleros, también objetos preciados allá por los tiempos romanos). Por cierto, y para salir de dudas, pese a que en el museo se dice que se pueden ver flamencos en Fuerteventura, me da a mi que no va a ser… Eso sí, por el camino, si vais a pie desde Caleta de Fuste, veréis un montón de limícolas, avecillas que están en la orilla del mar y se ponen finas de las larvitas que hay en la arena (también me he vuelto a encontrar con las ardillas; prometo una foto, porque no tiene desperdicio…). Como he puesto en FB, me he jugado literalmente el tipo para sacar una foto a un grupo de ellas para luego encontrármelas en el chiringuito La Isla a ver si pillaban una patata frita de los turistas… ¿¿Pero qué clase de pájaros son éstos?? Aviso ornitólogos: hay una nueva generación de limícolas que se alimentan de snacks salados… :)

Una Respuesta a Salerosa

  1. yo en mi última visita a la isla me hice un monton de fotos con las ardillas…..era un tanto extraño estar alli en la playa (con la arena) lleno de ardillas…..yo les daba cacahuetes, se volvían locas!!

Deja un comentario

Nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

Web


*