Panes y balances

Cuando me paro a pensar que llevamos casi seis meses con 220º a pleno rendimiento, me doy cuenta de que el tiempo ha pasado volando. Es bueno (en todos los aspectos de la vida) hacer balance de vez en cuando. Y, aunque a veces la vorágine nos lleva por otros derroteros, esta mañana me he tomado un ratito para pensar en la cantidad de personas que han pasado por nuestra escuela para aprender, curiosear o pedir información y las conclusiones son más que positivas.

Esta semana estamos a tope preparando los cursos de algas del jueves y de talos y pastel vasco el sábado, el mar y la tradición en torno a una misma mesa. Mientras, seguimos respondiendo a los correos de quienes han pasado por aquí para aprender a hacer pan, con la satisfacción de que muchos de los alumnos siguen practicando y haciendo pruebas de masas y su diverso comportamiento con esta temperatura tan veraniega que tenemos estas últimas semanas. A buen seguro los alumnos del sábado pasado también estarán degustando los panes que se llevaron. Una vez más, un grupo fantástico, dispuesto, aplicado y divertido. No puedo hacer otra cosa que piropear a quienes se acercan por aquí porque la experiencia siempre es excelente. Y me permite aprender muchas cosas, que para eso también pusimos en marcha este espacio.

También confieso que es un gustazo tener entre nuestros alumnos a mucha gente que repite. ¿Qué mejor indicador? Cuando invitas a alguien a tu casa y se siente bien en tu compañía, tanto que le apetece repetir, te sientes un buen anfitrión… Y, si se me permite la expresión…. ¡¡eso mola!! :)

Muchas gracias a Lourdes, Xabier, Celina, Miryam, Javier, Esther, Lola, Joxe Mari, Ainhoa y Mari Carmen. Fue un gustazo conoceros y compartir un día con vosotros en torno al pan… y espero que volvamos a vernos pronto!

Una Respuesta a Panes y balances

Deja un comentario

Nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

Web


*